V Certamen Literario Internacional de Haikus Jorge Luis Borges 2020

Naturaleza de Melanie Belmonte queda finalista en el V Certamen Literario Internacional de Haikus ‘Jorge Luis Borges’ con Naturaleza; publicado en Antología Internacional Haikus y Sonetos XLVIII . 

Fuente: Editorial Letras Como Espada

VI Certamen Literario Internacional Al Claro de la luna 2020

Melanie Belmonte queda finalista en el VI Certamen Literario Internacional de Décimas, Haikus, Minipoemas y Minicuentos Al claro de la luna con las siguientes obras:

  • Finalista en el VI Certamen Literario Internacional de Décimas ‘Al claro de la luna’ con Lunante;  pubicado en VI Antología Literaria Internacional Existencia.

  • Finalista en el VI Certamen Literario Internacional de Haikus ‘Al claro de la luna’ con Iconoclastas;  pubicado en VI Antología Literaria Internacional Existencia.

  • Finalista en el VI Certamen Literario Internacional de Minipoemas ‘Al claro de la luna’ con Cánticos;  pubicado en VI Antología Literaria Internacional Existencia.

  • Finalista en el VI Certamen Literario Internacional de Minicuentos ‘Al claro de la luna’ con Echar la llave al mar;  pubicado en VI Antología Literaria Internacional Existencia.

Fuente: Editorial Mundo Escritura.

‘El ser humano o la vida’, finalista en VI Certamen Literario Internacional de Microrrelatos.

El microrrelato ‘El ser humano o la vida’ de Melanie Belmonte, ha resultado finalista en el VI Certamen Literario Internacional de Microrrelatos Tiempo Nuevo.

Fuente: Editorial Letras como Espada.

Lo que debe ser (obertura)

Alfonso Vinuesa Canseco | Escritor

Si es lo que debe ser, 

que sea por cuarteto nocturno, 

adagio sostenido culminado en coda perfecta.

Que la ley desordenada del pensamiento

no albergue temorosas disonancias 

y lo que es y el debe no rompan su cadencia, 

inventando sortilegios donde antes era armonía. 

Si es lo que debe ser, 

que la condena no haga perder la dignidad

y permita destilar la esencia de la realidad,

pues la verdad es a veces intromisión, 

otras tantas banalización de la esperanza, 

muchas veces constructo exacerbado 

de futiles opiniones sin apenas contrastar.

Si es lo que debe ser, 

que no nos vendan al mejor postor, 

que no nos traten como inocentes soñadores, 

vendiendo perspectivas basadas en la arrogancia, 

disfrazando en la marea del tiempo la ignorancia 

con vaivenes superfluos e instintos de lo mundano. 

Si es lo que debe ser, 

que los profetas del pueblo callen su boca, 

górgolas difamadoras del templo, 

adalides de su justicia, 

conversadores de la verdad irrefutable 

que crean microrrelatos llenos de odio,

furias que convierten en oraciones sus palabras. 

Si es lo que debe ser, 

que sea ese cuarteto nocturno, 

pues no es más grande el que más grita, 

sino el que pone a bailar su alma.

Aire

Iván R. Ray | Escritor 

PASAJE | DE CHINITAS “Cuando se escribe en Belmonte Arte, la casa de Melanie Belmonte…”

Al principio fue una bañera, una bañera de cuatro patas doradas y borde de agua, o de plata, o de cristal, y una mujer dentro, sumergida, y el agua la cubría, y la mujer veía el exterior; la mujer tenía los ojos abiertos, el agua le descubría la vista y el silencio debajo del agua era una sinfonía ronca, no era silencio, era respirar debajo del agua como lo primero que oyeron las aves del cielo al ser creadas, libres, en el Edén; la vida a veces surge en el agua, sí, en el agua de una bañera, de una bañera llena, de las de con una mujer dentro, cubierta de agua, y en su pecho todo es del aire que dio la vida a las aves que escucharon ese primer silencio interior del agua antes de ser creadas, antes de ese silencio de siempre, el aire extraño de un silencio que nunca más, nunca, ha vuelto a sentirse. El aire dentro del pecho de una mujer sumergida en una bañera es tibio, es aire retenido, son besos por dar, o acaso el último aire de una vida en el estío. La mujer debajo del agua es luz que se mueve, que se estira, que no puede asirse, bajo el agua la mujer es acuarela y se mueve, y es óleo que va, y también pintura que se escapa del lazo de los sentidos, de uno tras otro, y así hasta todos; bajo el agua la mujer es elogio, y briznas de esa pintura que soñó ser cuadro, o tinta, sí, tinta tal vez; bajo el agua el aire prisionero es también barniz, pero también tinta que recrea el agua y la forma sin ser, sin perfil definido de quien la vierte, es refracción, la piel es refracción, pero no lo es el aire, que es prisionero.

Al principio fue una bañera, si, una bañera llena, y una mujer bajo esa agua con el último suspiro en su pecho, el último, el aire que le da su vida, que le quita su muerte, y es entonces cuando la vida la agarra por el talle, que es aire, y tira de ella, que es aire también, y quedan al alzarse en el fondo del agua las hebras de pinturas, que es poso, que serán colores que fueron por última vez, y trazos de tinta que no llegaron a ver la luz del sol del invierno.

Después la bañera fue mujer que agitada exhaló el aire, y el agua escapa, la boca abierta atrapa el sueño que fue sueño, y la piel se aquieta y le es devuelta su forma, y su perfil. Al abandonar el agua la mujer exhala el aire retenido, tibio, besos por dar, exhala ese aire retenido y ahora sí la mirada regresa, el tacto se hace real, el oído vuelve de su destierro, la voz, en fin, la voz se hace creadora de vida. La mujer entonces grita, y ese grito que es aire se hace de la carne y de la tinta que lo vio nacer, de su gemido; y del miedo a no volver a morder la luz nace la voz de la mujer al surgir, Venus, de la bañera, y lo hace verso. Y sonríe.

-Soy la crisálida de mis versos.

Dijo.

MARÍA JOSÉ (Poemario ‘CuarenTenaz)

Sandro Hernández | Secc. “Jirón Soledad”

Vivo entre lo que tengo que decirte 

y lo que tuve que dejarte dicho antes de que te fueras.

Si cierro los ojos, veo tu luz

inundando un mar de calma y paciencia. 

Si te ofrezco mi abrazo, tu calidez me mata la angustia 

con un disparo firme y certero. 

¿Espejismos, tal vez?

Trazos lejanos de una vida ajena a nosotros

que solo regresa a mofarse de aquellas caricias que nunca nos brindamos.

De aquellas frases que nunca repetimos al azar. 

Un océano de buenas intenciones que ya no son suficientes,

esperando el día en el que las aves dejen de volar

para prometerte que nunca volveré a darte un beso que no sienta. 

¿Recuerdas quienes fuimos antes de que la vida nos dictase quienes teníamos que ser?

‘Claro de luna’ de M. Belmonte finalista en Certamen Internacional de Poesía.

El poema ‘Claro de luna’ de Melanie Belmonte ha quedado finalista en el VI Certamen Internacional Literario Luz de luna. La obra será publicada en la VI Antología Internacional de Poemas con Mención Honorífica.

Fuente: Editorial D. Literaria.