Fresas

PASAJE |DE CHINITAS 
“Cuando se escribe en Belmonte Arte, la casa de Melanie Belmonte…”
Iván R. Ray
Escritor | Colaborador Belmonte  ••• | Arte

Cuando nadie mira, la naturaleza hace fresas. Y lo hace para presumir, claro, pintándose de rojo, de rojo sangre, los labios de esos frutos que nos regala para que se sepa que no se olvida de nosotros. Aparecen así en su época, que son todas en las que cabe mirar, son los diamantes que, cansados de estar escondidos bajo la tierra donde dormitan desde comenzó la eternidad, florecen asomándose a nuestros ojos como brillantes que maduran después de cristalizar, entregándose a los amantes jugosos y a los niños que las comen por las noches.

Y así las vemos, tan perfectas que no cabe en ellas un defecto más, queridas y tan deseadas que solo podemos llevarlas a la boca con los mismos dedos con los que se cometen los pellizcos. Es la fruta sin pretenderlo de quienes pretenden iniciarse en las ciencias inexactas, la de los caprichos, y por eso crecen donde más se las espera. Son, en fin, el fruto que ha de comerse de uno en uno entre dos, como ellas, para disimular, tal vez por ello aprendieron a esconderse de aquellos que no las merecen, ocultándose miméticas entre las zarzas para no ser encontradas. Porque son, quien las probó lo sabe, fruta de curso legal en la naturaleza.

Y así contamos las fresas para saber saber los años que nos quedan por haber vivido y, en la palma de las manos, sentir el latido emocionado y tierno como el corazón de un jilguero antes de devolverlo al viento. Laten las fresas la cadencia de las entrañas de las tierras como si bajo el suelo que besamos después de pisarlo usted bullera el acorde de mil corazones coronados de verde.

Continue reading “Fresas”