El ególatra

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte
No hay peor zafio que aquel que va despreciando desde sus altares. Altares de humo. Donde el abismo le espera hastael olvido. No hay peor abyecto que aquel que va aleccionando. Adoctrinando. Ilustrando. Y con enjundia. Y con astucia. Mientras, esbirros y secuaces beben del fatuo soma de su paladín. Codiciando el cáliz de la aquiescencia de su salvador. Salvador de egos infravalorados, mediocres, anómalos. Menester sin ne qua non del maestro de la deyección más absoluta. Autocracia encubierta sobre desnutridas mentes. Tiranía del magnánimo pernicioso. No hay peor designio que el del cicerone de masas pusilámines, medrosas, achantadas. Pues el día que brote su bizarro émulo, sus albas de gloria periclitarán. Y su ocaso, llegará. Sin mesura. Sin prudencia. Y con licencia. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s