Innisfree (Maureen y John)

PASAJE |DE CHINITAS 
“Cuando se escribe en Belmonte Arte, la casa de Melanie Belmonte…”
Iván R. Ray
Escritor | Colaborador Belmonte Arte ©

Y al séptimo arte, descansó. Son esas películas que de cuando en vez se nos proyectan en las palmas de las manos, historias que en sí mismas comprenden todas las historias vividas en aquellos lugares que son la equis de todos los mapas de todos los tesoros, rincones apenas respirados donde se clava, a modo gallardete, la aguja de ese compás con el que dibujar la caprichosa redondez de la tierra. Ese lugar concreto y preciso es tan real que solo existe en los corazones de los empadronados en Innisfree, sin saber dónde hayan nacido o dónde elijamos después morir.
Existe la ensoñación del celuloide en esos lugares en los que el paisaje se asemeja a una mesa de banquete repleta de manjares, pues tal es la sensación que provoca su visión. Pero son al tiempo rincones en los que los adjetivos más dulces hay que arrancarlos con los dedos desnudos de las mismas piedras, duras como los corazones que rechazan las risas de los niños. Son mundos remotos en los que el hombre es capaz de atrapar la furia del sol con sus propias manos para entregarse a ella, la mujer fuerte, como ofrenda de su propio sacrificio. Porque solo alguien capaz de creer en lo imposible comprende que todo un sol puede caber en una melena cobriza azotada por el viento.
 
Es en ese inconmensurable lugar que cabe en un cajón donde vive la mujer que es todas las mujeres. Vivía entonces, lo hace ahora, y vivirá mientras el mundo sea mundo, mientras sea suyo. Es el campo que se le pone a la puerta, lugar tan bravo, ese paraíso del que fuimos expulsados un mal día y que contemplamos melancólicos a través de sus ventanas. Innisfree es tan pequeño que allí solo pueden vivir gigantes, el lugar donde la Creación todavía no ha culminado y colosos de fuego y lava rugen desaforados dando forma a un mundo que se fragua, la fiereza de todo un hombre que ha derribado con sus puños a otros mil, y la fuerza de una mujer que sabe que lo es. Porque cada día el mundo se crea, nuevo, en este lugar.

Innesfree fue el último capítulo que culminó todas las mitologías. Luego el mundo se paró un instante y alguien dijo ¡acción!, y vino todo lo demás. Fue entonces cuando descubrimos, en aquel lugar, frente a frente el púgil y la mujer, que cada uno de ellos, cada uno de nosotros, había sido creado portando en su pecho el corazón de aquel otro que viene a reclamarlo. Ella se llamaba Maureen, dicen, y él John, aseguran. Después se besaron y así nacieron las leyendas hasta hoy.

Siempre que amanece es Innisfree. En el resto del mundo… ¡qué importa el resto del mundo!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s