MAS PUTA QUE LAS GALLINAS…

MUTATIS MUTANDIS

…que aprendieron a nadar para follarse a los patos…

Ayer por primera vez escuché la segunda parte de este simpático y extendido dicho. Fue en un contexto tabernario rural, un fornido mozo entrado carnes lo utilizó a voz en grito para referirse a alguien, una mujer concretamente, que, dado el regocijo generalizado con que fue recibida la frase, todos debían conocer.

La palabras exactas fueron: “esa es más puta que las gallinas que aprendieron a nadar para follarse a los patos” . Gol y LOL general.

La verdad es que lo de ser más puta que las gallinas es un dicho que siempre me ha llamado la atención, desde la primera vez que lo escuché me quedé pensando en el tema. ¿Por qué eran putas las gallinas? Quizá esa extrañeza venía motivada por el hecho de que mis abuelos tenían gallinas y, de pequeña, el gallinero era uno de mis lugares favoritos. De hecho había un par de gallinas a las que consideraba amigas personales, cuando me veían se acercaban corriendo, comían de mi mano y se dejaban acariciar pacientemente.

Lo cierto es que siempre me parecieron simpáticos esos animalillos, cuando los conoces bien ves que cada una tiene su propia personalidad, e incluso sus manías. Juro por Dios que tuvimos una obsesionada por entrar en casa y poner sus huevos en la cocina, encima de la pila de leña. Se escondía a la entrada de la casa y como alguien se dejara la puerta abierta se colaba y ponía su huevo. A mi madre no le gustaba porque no lo consideraba higiénico, ni le parecía normal que una gallina fuera tan tozuda, pero tuvo que acabar por aceptarlo, y hasta le puso una cajita con paja. Yo le llamaba Telehuevo.

Puede decirse, sin pecar de arrogancia, que tengo sobrada experiencia en en temas de gallinero, y nunca había observado yo comportamientos escandalosos entre las féminas gallináceas. Al contrario. Los promiscuos, si es que con ese adjetivo se puede calificar al instinto animal, son los gallos, que se cepillan a todas las gallinas disponibles. Según mi madre para un gallinero saludable es necesario un ratio de seis gallinas por gallo, si hay menos el gallo acaba por desplumarlas con su pasión de gavilán. Por todas estas cosas nunca había entendido yo el dichoso dicho de ser más puta que las gallinas.

Ahora lo entiendo; se trataba de gallinas tan putas que aprendían a nadar para satisfacer sus instintos sexuales y montarse un interracial con los patos.

Y de esta manera, una vez más el instinto sexual femenino se usa como sinónimo de inmoralidad y de desenfreno, las féminas que buscan sexo, o que sienten deseo sexual se identifican con putas. Como si las putas lo fueran para satisfacer sus instintos y no para ganarse la vida.

Mutatis mutandis. Hay tantas cosas que deben de cambiar.

Hay tantas cosas que tienen que cambiar.


Carmen Blanco Sanjurjo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s