SILENCIOS

Alfonso Vinuesa Canseco | Escritor

Hay silencios que me abrasan

que me rompen el alma

hay silencios infinitos,

silencios breves, silencios eternos.

Silencios que son vida,

Silencios que abrazan,

silencios divertidos,

que atrapan sin remedio,

que pasan el tiempo sonriendo.

Hay silencios que vuelan

que van de cabeza en cabeza

y las cabezas callan

porque no saben bien qué decir.

Hay silencios que hielan,

que cumplen su misión;

son los silencios del que no habla

porque no quiere,

porque busca y no encuentra.

Silencios premeditados que hieren en lo más profundo.

Hay silencios estúpidos,

porque no entienden,

porque son cárceles autoimpuestas

y cuando uno se queda solo,

la puerta se cierra

y el resto del mundo calla, guarda silencio.

Hay silencios que agonizan

esperando la última palabra;

un ruido,

un suspiro,

el último aliento del que va morir.

Hay silencios que no son silencios

porque son palabras vacías,

que no dicen nada

cajas huecas en cuerpos inertes,

desiertos superficiales en mentes inocuas.

La vida es silencio,

interrumpido por palabras

y a veces el silencio se enfada,

porque la palabra es gris oscuro

y lleva disonancias a oídos sordos.

Hay silencios que son de ti para mí

y de mi para nadie.

Son silencios que se clavan

cuando yo no y tú sí,

cuando nosotros no es más que una ilusión,

cuando el amor no fluye

y las palabras son un vago sueño,

el recuerdo de nuestra última noche.

Hay silencios que son declaraciones,

el preámbulo de la guerra que está por venir,

silencios que preceden gritos,

guerras cotidianas procedentes de silencios rotos;

como la rama que se desprende,

como tú, como yo.

Hay silencios que son el Eros y el Thanatos,

la cara A y la cara B del Jazz;

amor en estado puro,

silencios que dejan sin palabras

porque es mejor no hablar

cuando callan las miradas.

A veces luz,

a veces noche

otras veces eclipse perturbadora, hipnótica, trascendente.

Almas que callan por no dañar,

silencios que abren consciencias,

el silencio de mi boca al verte.