RESEÑA. Saga MYSTERIUM de Cristina Hermosa Navarro.

Samuel Camacho 

COLABORADOR BELMONTE ••• | ARTE

Sección ‘Crónicas de acero, tinta y cuero’.

Yo nunca he creído en el amor –y sé que ésto va a costarme más de una noche de soledad en el sofá de mi salón- más allá del instinto biológico que los mamíferos necesitamos con un único fin reproductivo. Y menos aún en el amor romántico de las películas rosas de besos, sexo y pasiones, en las que los protagonistas consiguen, para remate y grandioso colofón, un gran final feliz. Porque no nos engañemos, si es feliz, no es el final, pero eso ya nos da para una discusión diferente, y hoy estamos aquí para tratar otra clase de asuntos más, diría yo, urgentes.

Pero, ¿realmente existen historias de amor tan intensas que deberían estar prohibidas? ¿Conocéis alguien que haya caminado sobre la línea que separa dos mundos? ¿Creéis en la magia?

Pues la literatura tiene estas cosas –y muchas otras, qué duda cabe-, la capacidad de hacernos soñar con historias con las que nuestra imaginación vuela a través de universos diferentes, utópicos, en los que la realidad queda difuminada por una cortina de ilusiones y fantasías a lo largo y ancho de miles de páginas escritas con el alma y el corazón. 

Y éste es el caso que hoy nos comprende. La trilogía Mysterium –opera prima de Cristina Hermosa Navarro, enclavada en el género de la novela romántica paranormal, y publicada por la Editorial Círculo Rojo entre 2014 y 2018- trata de dar sentido y respuesta a éstas y otras muchas preguntas con la profundidad y la pasión de una historia de amor diferente y especial, que entrelaza dos mundos imposibles, inconexos. Con tintes autobiográficas, esta serie de novelas pronto se convirtió en un fenómeno casi superventas por su emotivo mensaje y por su, y cito textualmente, “modo de escribir de la autora, con mucho sentimiento, transmitiendo mucho con sus palabras. con frases que llegan al corazón y que hacen que te conectes totalmente con lo que lees y sientas lo mismo que los personajes” (reseña en el blog “Un viaje en papel”).

El viaje de una familia, que huye de un pasado marcado por la pérdida y el dolor, en busca de un nuevo futuro diferente al que la vida misma les había dibujado nos conduce hasta una de esas leyendas de pasión entre dos personajes tan distintos como necesarios el uno para el otro. Una versión moderna de “Romeo y Julieta” de William Shakespeare dónde la Capuleto y el Montesco tienen un obstáculo aún más grande que el dinero y el poder de sus propias familias. Una historia de amor que no termina con la muerte, sino que comienza tras ella. 

El cercano y sencillo misticismo con el que su autora trata la vida después de la muerte y la posibilidad de dar sentido a la esencia del ser humano, aportan luz a un universo mágico y misterioso, por el que muchos de nosotros empeñaríamos media vida para poder disfrutar de una segunda oportunidad. 

A Cristina, a su amor por los libros y a sus incansables ganas de contar historias, le debo gran parte de la inspiración que hizo posible el nacimiento de Helena Cruz. De sus personajes, sus consejos y las interminables charlas con un café sobre la mesa que se enfría demasiado rápido, he sacado muchas de las experiencias que me han ayudado a lo largo de mi propio camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s