Al mal tiempo, buena cara

TINTA NEGRA Marc Zaragoza
Director de Cine | Colaborador Belmonte  ••• | Arte

Marc Zaragoza ••• | Director Cine Escritor Fotógrafo | Colaborador Belmonte Arte Secc. Tinta Negra; Ambientales

Actualmente, estamos viviendo en una sociedad tormentosa. La gente dice que estamos progresando. No veo el progreso por ningún lado; solo veo lluvia de malas acciones y palabras que se las lleva un fuerte viento.

Ahora, toca analizar todo lo que estamos viendo. Y es hora de hacernos una autocrítica de cómo vemos a la población. Y sobre todo , cómo nos vemos a nosotros mismos; pieza fundamental.

Hay que buscar una salida en la que podamos ver la solución y prosperar. Siempre habrá un riachuelo de esperanza, aunque por otro lado, cae un río desbordado de malicia y crueldad.  Con eso hay que vivir; porque eso es el presente.

Para finalizar, haré mención a las mujeres. La mujer no tiene que ser menos que el hombre. Tiene que tener las mismas condiciones que los hombres en los aspectos cotidianos; en la vida diaria. Os lanzo una pregunta, lectores; ¿Por qué no dejamos de decir gilipolleces y nos preocupamos más en mejorar la calidad de vida de los dos sexos?.

Anuncios

EL AGENTE SECRETO

VELADURAS
Miguel Ángel Barroso
Director de Cine | Colaborador Belmonte  ••• | Arte

Seguir leyendo “EL AGENTE SECRETO”

DOMINGO | Nuevo cortometraje del Director Pablo Aguilar-Galindo

Pablo Aguilar-Galindo (estudiante de cine, director del cortometraje Café Solo y jurado de los Premios Feroz®) presenta su nuevo trabajo: DOMINGO.

Seguir leyendo “DOMINGO | Nuevo cortometraje del Director Pablo Aguilar-Galindo”

Mujeres 4 | Isabel Ruíz Ruíz

‘Mujeres 4’ de Isabel Ruiz Ruiz Ilustración, ya obra en mi poder. “Porque la historia también se cuenta con nombres de mujer”. Un placer haber sido #mecenas. Y un excelente regalo de Navidad lleno de valores e igualdad. Melanie Belmonte

“Cuarto volúmen de la colección Mujeres, álbumes ilustrados que reúnen a mujeres reales que merecen ser parte de nuestros referentes. Cada álbum incluye una selección de dieciocho mujeres que han destacado en distintos ámbitos: escritoras, artistas, científicas, políticas, activistas…”.  Belmonte ••• Cine

Seguir leyendo “Mujeres 4 | Isabel Ruíz Ruíz”

Peinar el humo

PASAJE |DE CHINITAS 
“Cuando se escribe en Belmonte Arte, la casa de Melanie Belmonte…”
Iván R. Ray
Escritor | Colaborador Belmonte  ••• | Arte

Solo quien haya visto cómo muere el amor podrá comprender que vivir con plenitud la propia es vida es morir para que otro viva la suya. Amar es entregar nuestra vida para que, sin saberlo, otro no muera. Es así como nos hacemos humo, un aliento que exhala otra boca hasta convertirse en recuerdo de nosotros mismos, apenas recuerdos del futuro que será antes de que les alcance el tiempo. Somos humo que hoy está aquí como una calada compartida, el vaho de dos que se abrazan cuando el frío, cuando el mundo toma la forma de sus volutas, y sus tirabuzones blancos abrazan todo cuanto un día quisimos ser al llegar la noche con sus formas sin luz, que son las formas de todas las personas que hemos conocido. El humo de cada calada es el mismo cigarrillo en los labios de dos personas que compartieron un paisaje creado al respirar juntos, compartiendo ese silencio, aspirando como si fuesen una sola. Para quien supo amar, los recuerdos son todo aquello que no cabe en un ataúd.

Los días se vuelven humo y las ciudades niebla sobre las que un coloso exhaló su hálito. Y es en la niebla donde mejor se conoce a una persona, cuando los sentidos se agazapan y el hombre recuerda que tras ellos existe uno último, un olvidado sentido sin nombre ni momento, que es el poder encontrarte de nuevo. En la niebla, ese humo que se levanta cuando sacudimos el polvo de los recuerdos, los pasos se vuelven tactos, los oídos saberte, las miradas oírte otra vez. Caen las calles de piedra sobre la niebla como una nueva Creación en la que hayamos de poner nombre a cada esquina donde pudiste estar, a cada portal donde debí esperarte, a cada banco pensado para que cruzaras las piernas. La niebla, para quien vio pasar cerca el amor, es el material del que están hecho los que sueñan, donde no hay sombras, solo la luz brava la penetras tornando en mil grises lo que llegará a ser cuando ya no estemos.

Pero cuando levanta la niebla ya es tarde, y todo lo que seremos se lo lleva consigo allá donde va a dormir cuanto no pudimos asir a tiempo, cuanto no llegamos a acariciar. Solo en la niebla llegamos a descubrir que hay otro mundo en el que encajan las formas de nuestros dedos, los arcos románicos y usted, cuyo nombre es el idioma que se habla en esa inmensidad que forman las palmas de las manos. Nos sentamos a peinar el humo de los recuerdos, pausados, a cantar en voz baja canciones que alguien compondrá mañana, a engendrar las criaturas de las historias que escribirán otros. Entonces nos pondremos en pie y caminaremos siguiendo una voz, sabiendo que en la niebla los caminos se crean con cada paso, todo es camino y todo horizonte, todo esperanza y todo lamento mientras esperamos el momento en que las nieblas se vuelvan todo cuando parece no haber nada, cuando todo es confuso menos tu vientre, todo futuro fugaz.

Mallorca | Amada tierra

Mallorca | Octubre 2018

Balada de Mallorca
Jacint Verdaguer

A la vora-vora del mar on vigila
omplia una verge son cànter d’argila,
mirant-se en la font.

Son peu de petxina rellisca en la molsa
i a trossos lo cànter s’enfonsa rodolant;
del plor que ella feia, la mar, que era dolça,
tornava amargant.

No és molt si sospira quan veu les esberles
del canteret d’or!

La mar de’n dolia; les pren en sa falda,
i al maig, per plantar-hi, demana un roser;

Per bres la conquilla de Venus los dóna,
i al maig, per plantar-hi, demana un roser;

Tres eren los testos, tres foren les illes;
les illes en flor del mar!

Fresas

PASAJE |DE CHINITAS 
“Cuando se escribe en Belmonte Arte, la casa de Melanie Belmonte…”
Iván R. Ray
Escritor | Colaborador Belmonte  ••• | Arte

Cuando nadie mira, la naturaleza hace fresas. Y lo hace para presumir, claro, pintándose de rojo, de rojo sangre, los labios de esos frutos que nos regala para que se sepa que no se olvida de nosotros. Aparecen así en su época, que son todas en las que cabe mirar, son los diamantes que, cansados de estar escondidos bajo la tierra donde dormitan desde comenzó la eternidad, florecen asomándose a nuestros ojos como brillantes que maduran después de cristalizar, entregándose a los amantes jugosos y a los niños que las comen por las noches.

Y así las vemos, tan perfectas que no cabe en ellas un defecto más, queridas y tan deseadas que solo podemos llevarlas a la boca con los mismos dedos con los que se cometen los pellizcos. Es la fruta sin pretenderlo de quienes pretenden iniciarse en las ciencias inexactas, la de los caprichos, y por eso crecen donde más se las espera. Son, en fin, el fruto que ha de comerse de uno en uno entre dos, como ellas, para disimular, tal vez por ello aprendieron a esconderse de aquellos que no las merecen, ocultándose miméticas entre las zarzas para no ser encontradas. Porque son, quien las probó lo sabe, fruta de curso legal en la naturaleza.

Y así contamos las fresas para saber saber los años que nos quedan por haber vivido y, en la palma de las manos, sentir el latido emocionado y tierno como el corazón de un jilguero antes de devolverlo al viento. Laten las fresas la cadencia de las entrañas de las tierras como si bajo el suelo que besamos después de pisarlo usted bullera el acorde de mil corazones coronados de verde.

Seguir leyendo “Fresas”