Y después de tanto dolor? – Aprende a sonreír.

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte
Melanie Belmonte | LA OPINIóN |NDISCRETA

Diciembre es el mes. El mes por excelencia para hacer balance de todo lo acontecido durante el año. Recapitulamos. Reflexionamos. Repensamos. Para muchos, nada de lo que tenían previsto se ha cumplido. Para otros, el año ha pasado sin pena ni gloria. Y sin embargo, para otros tantos ha superado con creces las expectativas que se tenían; incluso si éstas no existían. Y ahora, ¿qué?. Ahora, aprende a sonreír.

Vida, aciertos, errores y falacias. Fundamentalismos inexplicables abanderan nuestra sociedad. Se funden en un baile eterno. Paso doble. Danza lírica. La energía fluye. El amor da vida. Reflexión. Promesa. Y soledad. Palabras que trascienden, evidencian carencias del alma. Ama. Y ríe. Y si aún estamos a tiempo, mañana será otro día. Disfruta la vida. No la desperdicies en vacuas penas, temores y tonterías. Del hubris a la némesis. Bendito diálogo que esclareces claroscuros y pones orden en el caos. El alma evoluciona. La mente avanza. Y el corazón se calma.
Aprende a sonreír | Melanie Belmonte
Anuncios

Kharma. Amor de otra vida | Fragmento

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte
 
Melanie Belmonte | LA OPINIóN |NDISCRETA
 
Priscila|-¿Crees en el Kharma?
Rose|Totalmente.
P|¿Estás pagando Kharma?
R|Podría ser. Sí. ¿Por qué no?
P|-No lo afirmas con rotundidad.
R|-No. No lo hago. Intento averiguar en qué he podido errar. Le doy vueltas y vueltas a la cabeza. Y no hallo respuesta para este efecto.
P|¿Perdón?
R|No existe efecto sin causa. Ni causa sin efecto.
P|-¿Y?
R|Que sigo sin ser consciente de la causa. Sigo sin saber el por qué de lo sucedido.
P|Entiendo.
R|Me alegro. Porque yo no.
P|-¿Y ahora?
R|Sigo meditando. Trabajando las emociones. Trabajando el dolor.
P|¿Meditando? ¿Trabajando?
R|-Sí. Para llegar a comprender. Para evitar sufrir (más).
P|¿Vas a hacer algo?
R|No. Él no es un enemigo. Le quiero. Le respeto. Intento comprender. Sentir. Empatizar.
P|¿Qué es para ti?
R|Error. ¿Quién es para mí?
P|-De acuerdo. ¿Quién es?
R|Un amigo muy querido. Tan querido que preferí tenerlo como amigo a no tenerle. Tan querido que acepté perderle y alejarme.
P|¿Por qué tan querido?
R|-Porque es mi alma gemela. 
P|¿Él lo sabe?
R|-Se lo dije en una ocasión. 
P|-¿Y?
R|-Nada. Creo que ni prestó atención. Y si prestó, no hizo mención. Ni lo tuvo en consideración.
P|Entonces…
R|-Probablemente esté pagando acciones de una vida anterior junto a él. Tomo consciencia. Medito. Acepto.Y quemo Kharma. Utilizo luz blanca. Y seres que me acompañan, guían y alumbran mi camino. Y me dan soporte ante los golpes. Uno de ellos apareció para ayudarme precisamente en mi relación con él.
 
P|-Cuéntame.
R|-Es alguien muy especial. Me ayuda con mi alma gemela. Y avisó: “no será fácil, porque él no es fácil”. Desde entonces, largas charlas. 

P|¿Quién es ese ser?
R|-Solo puedo decirte que estamos muy unidos. Me protege. Y no solo en este tema, sino ante cualquier otra circunstancia adversa en mi vida.
P|-Volviendo al tema de tu alma gemela. ¿Amor?
R|-Mucho. Pero él no lo sabe. No puedo decírselo. 
P|-No puedo… No es lo mismo que no quiero.
R|-Lo sé. Pero no puedo avanzar. Si no he sido capaz de lograr que me quisiera en su vida como amiga ni de que confiara en mí… Imagínate!
P|-¿Crees que te quiere?
R|Es complicado responder. Mi corazón me dice que sí. Sus actos me dicen que no. 
P|-Pero…
R|-Pero… llegué tarde. Demasiado tarde. 
P|-Nunca es tarde si la dicha es buena.
R|-Lo sé. La dicha fue reencontrarme con él. Y poder quererle. 40 años esperando. 

P|-Ah! ¿Pero tú lo sabías? 

R|-Sí. Desde siempre. Pero tenía que llegar el momento. Y darse las circunstancias para el encuentro. Y que él estuviese receptivo. Y… 

P|-Y… ¿Todavía le quieres?
R|-En silencio. 
P|-Pero no puedes tenerle.
R|-Realmente nunca pude. No en esta vida. No hasta el momento. Y ahora menos. Se alejó de mí por completo.
P|-¿Qué le deseas?
R|-Todo lo que a él le pueda hacer feliz. Siempre. 
P|-Pero te ha dicho que no quiere volver a saber nada de ti.
R|-Así es. 
P|-¿Entonces?
R|-Si no me quiere en su vida, si eso es lo que él desea y necesita para ser feliz …

Disillusion | Fragmento

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte
 
Melanie Belmonte | LA OPINIóN |NDISCRETA
 
Priscila|-¿Qué pasó?
Rose|-No lo sé. De verdad. No lo sé.
P|-Extraño, ¿no?
R|-¿Extraño? Más bien incomprensible.
P|-¿Qué piensas realmente?
R|-Que me utilizó. Experto embaucador. Tejió una tela de araña.
P|-¿Te dejaste engañar?
R|-En ese momento no sentí que me estuviese engañando. No. Sentí -o quise creer- que era sincero.
P|-¿Cómo se comportó?
R|-Como todo un caballero. Atento. Detallista. Tierno. Cariñoso. Dulce. ¿Quieres más? Podría seguir con una larga lista de adjetivos. Imagino que quiso mostrar su mejor cara. Pero no la real. Algo que siempre exigió él.
P|-¿Entonces?
R|-Clínex.
P|-¿Cómo?
R|-Usar y tirar.
P|-Explícate.
R|-La que necesita una explicación soy yo. ¿Cómo puede alguien cambiar radicalmente su actitud contigo? ¿Cómo puede alguien pasar de tener una relación de amistad normal a comportarse como si no te conociese?
P|-¿Qué pasó?
R|-Hubo relaciones. A partir de ahí, indiferencia. Ofensas. Y desprecios. Perplejidad absoluta. A mis reiteradas preguntas por no entender su comportamiento, sólo obtuve deleznables y viles mentiras. Y lo peor, constatables.
P|-¿Con qué intención?
R|-Creo que está claro. Pero no lo supe ver en ese momento.
P|-Has debido sufrir.
R|-Sí.
P|-¿Y tú? ¿Cambiaste?
R|-No. Seguí siendo la misma. Con la diferencia de que a partir de ese momento, todo lo que venía de mí, empezó a resultar molesto. Y empezó a apartarme. 
P|-¿Qué sientes por él ?
R|-¿Sentir? Cuando me abro a alguien, lo hago de corazón. Puedo decirte que le tuve mucho cariño. Mucho. 
P|-¿Decepcionada?
R|-Sí. Le consideré un buen amigo. Un amigo especial. Y fue despiadado y cruel. Al menos conmigo.
P|-¿Por qué dices “al menos conmigo”?
R|-Porque, salvo errores que pude cometer -y rectifiqué-, no hubo ofensa, ni desprecio, ni frialdad, ni indiferencia, ni crueldad en ningún momento por mi parte. Todo lo contrario. Reconduje para salvar esa relación de amistad hasta en los peores momentos. Tirando del carro. Y sola. Él simplemente se dejó llevar.
P|-¿Y ahora?
R|-Uff… me lo pones difícil. Siento que todas sus palabras fueron burdas falacias. ‘Donde dije digo, digo Diego’.
P|-¿Qué te dijo? ¿Se puede saber?
R|-No.
P|-¿Te fue infiel?
R|-No. No van por ahí los tiros.
P|-¿Hablamos de amor?
R|-Pudo ser amor. Pero realmente hablamos solo de cariño. Sí. Cariño. Ésa sería la palabra correcta. Creo.
P|-¿Crees?
R|-Sí. Porque lo que pudo ser en un principio se cortó de cuajo. Todo el cariño mostrado se transformó en… ¿odio?. Sí. Hubo una época en la que sólo mostró odio hacia mí. Y mucho. Se ensañó.
P|-Duro…
R|-No sabes hasta qué punto.
P|-¿Has llorado?
R|-Mares.
P|-¿Crees que es consciente de cómo te ha tratado?
R|-Ha habido ya dos ‘perdones’. Uno hace tiempo. Otro, recientemente. Aún así, dado que la historia se repite, quiero pensar que no es plenamente consciente de su comportamiento y del daño que hace. Si nó, no lo haría. Y menos a una amiga. ¿No crees? 
P|-¿Qué has significado para él?
R|-Nada.
P|-¿Nada?
R|-Sí. Nada. Estoy convencida.
P|-¿Seguro?
R|-Sí. Llámalo capricho. Ilusión. Una vez cumplida y satisfecha esa ilusión, todo acabó para él. Me hizo sentir una molestia. Un incordio. 
P|-¿Siempre?
R|-Sí. Al final, sí.
P|-¿Qué ha sido lo peor?
R|-Todo. La frialdad. La ofensa. El desprecio. La mentira. Y a todos los niveles. 
P|-¿A qué niveles?
R|-Como persona, como mujer, como amiga, como profesional.
P|-¿Nunca ha mostrado respeto, cariño o verdadero interés por ti?
R|-Oh! ¿Verdadero? No lo sé. Pero sí. Al principio. Luego, sólo en dos ocasiones a lo largo de todo este tiempo me preguntó qué tal me iba o cómo estaba.
P|-¿Sólo dos veces?
R|-Sí.
P|-¿Y qué sientes al respecto?
R|-Échale imaginación. Y obtendrás la respuesta.
P|-¿Crees que al menos en esas dos ocasiones se preocupó de verdad?
R|-Quiero pensar que sí. Pero no lo sé.
P|-¿Y tú? ¿Has mostrado respeto, cariño o verdadero interés por él en alguna ocasión?
R|-Siempre. Y nunca he dejado de hacerlo. 
P|-¿Qué postura has adoptado finalmente?
R|-Alejarme. Por completo. Es lo que él estaba pidiendo a gritos. ¿No?.
P|-¿Es definitivo?
R|-No hay nada definitivo en esta vida salvo la muerte. Y aún así, es cuestionable.
P|-¿Entonces?
R|-Cuando desconoces los motivos reales por los que, quien dice ser tu amigo, dinamita la normalización de una relación. Cuando ese alguien mal piensa y utiliza en tu contra prácticamente todo lo que dices o haces. Cuando se hace uso de la falacia para dar respuestas al desprecio, menosprecio y negación al que se te somete. ¿Qué quieres que haga?
P|-¿Crees que ha sido injusto contigo?
R|-Totalmente. No merezco el trato que me ha dado. Y lo sabe.
P|-¿Te habría gustado que las cosas hubieran sido diferentes?
R|-Claro.
P|-¿Cómo?
R|-Las relación podría haberse desarrollado tal y como lo hablamos en su día. Al menos por mi parte. Siempre lo tuve claro. Pero para eso, primero hay que ser sincero con lo que uno dice, escribe o hace. Y después, desear que así sea, por supuesto.
Si el empeño que puso en interpretar negativamente cada palabra, cada gesto mío, lo hubiese invertido en apreciar cada detalle, cada esfuerzo y acto de cariño y respeto que siempre mostré, todo habría sido muy diferente. Y la relación, increíble. 
P|-¿Rencor?
R|-Ninguno. Le sigo queriendo. Y él, lo sabe. Sólo deseo su felicidad.
P|-¿Qué piensas hacer?
R|-¿Esta vez? Nada. No me corresponde. Ya lo hice en su día por recuperar la relación cuando se torció. Y no por mí. Y lo di todo. Y él lo sabe. Pero esto es cosa de dos. Y si uno nunca pone de su parte, será porque no le interesa.
P|-¿Crees que habrá una oportunidad de reconciliación?
R|-No lo sé. Ya no depende de mí.
P|-¿Te arrepientes de haberle conocido?
R|-No. En absoluto. Pero para salvar una relación, el cariño debe ser mutuo. Y la predisposición, también. Si uno de los dos ni quiere ni valora al otro, no hay mucho más que decir.
P|-¿Lección?
R|-Cada uno es libre de actuar como le dicte su corazón, su mente y su conciencia. Mi corazón está bien. Mi mente, en calma. Mi conciencia, tranquila. Y la lección, aprendida.
Melanie Belmonte | © Disillusion | Fragmento

La Manipulación | Víctima o verdugo

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte
 
Marioneta. Badulaque. Eres dúctil y maleable. En manos del muñidor zahareño de hatos, un beocio manejable. Sí, ése que se autoproclama tu salvador. Tu héroe. Tu redentor. Y al que rindes pleitesía sin pudor. 


¿Y por qué? Pues no se sabe bien. Nada que ver con él. Pero despierta tu pasión. Mastuerzo frenesí que impide propia, noble y lúcida opinión. 

¿Y para qué? Para nada, distinguido lambiscón.
 
¿Que llueve y dice que hace sol? Como añojo, le das la razón. 
 
¿Que suelta un regüeldo el muy faltón? Pues le alabas la gracia y olisqueas el hedor. A buen seguro es delirio en tu interior.
 
Bascoso comportamiento. Y no sé cuál peor. Si el del iluminado dignatario agitador del gilí tropel, o el del bucéfalo gentío, ruin y vil atrapado por su retel.
 
Famélico de atención, atrincherado en su lodiento bastión. Ahíto de aclamación, exuma adikia, embeleco y manipulación. 
 
Todo un douchebag, el muy hurgónY regocijándose con devoción, vos sois ¿no lo veis?, su diversión. 
 
La Manipulación | Víctima o verdugo 
LA OPINIóN |NDISCRETA
 

EL ENTE | Contacto con el más allá | v.2

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte
 
Melanie Belmonte | LA OPINIóN |NDISCRETAHabitación oscura, opresiva, escalofriante. En ella, dos personas sentadas al rededor de una minúscula mesa redonda. Y con candela.
Silencio absoluto. Relajación. Mente en blanco. Abriendo canales. Tu cuerpo, un medio. El mensaje, un fin.
EL ENTE | Contacto con el más allá.

 

Te relajas. Visualizas. Los flujos de energía se invierten, fluyen. Y sin apenas darte cuenta, tu entidad se desvanece y contactas.
El ente irrumpe y te subyuga. Sientes la usurpación energética de tu cuerpo, de tu mente, de tu voz.
Transmite el sobrecogedor mensaje. La evanescente llama se extingue. Óbito futuro. Tienes que comunicarlo. Aflicción y amargura. Y súbitamente, regresas. Te incorporas al somático carruaje. Y despiertas del mal sueño.
Los espíritus recrean su propio lenguaje energético, vibracional y dimensional en su intento por trasladar información al denso plano material. Canales de luz y amor. O no. Vete tú a saber. Pero nunca les subestimes… O su ira será terrible.

Pura energía. 

 

EL ENTE | Contacto con el más allá

El Desprecio | v.4

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte
 
Melanie Belmonte | LA OPINIóN |NDISCRETASi alguien experimentase en algún momento de su vida la decepción de sentir el rechazo y el desprecio de una amistad a la que se tuvo en alta estima y consideración, le diría que no se preocuparse. Que no se afligiese. Y que no sufriese. Porque cuando alguien te cierra su puerta, la vida -y sin buscarlo- pone en tu camino personas que abren ventanas para ti. Ventanas amplias, cristalinas, carentes de egoísmo y sin nada que ocultar.

La vida es sabia. Prodigiosamente experta en enseñar con destreza y sapiencia que una misma persona un día te puede amar y otro, te puede odiar. Aceptar o rechazar. Adorar o ignorar. Ensalzar o humillar. Valorar o despreciar. 

Shock. Derivado por la inusitada situación. Reflexión. Procurando comprender. Y tras los múltiples y fallidos intentos por conciliar y salvar una amistad en la que se creía ciegamente, se toma consciencia de lo efímeras que pueden resultar determinadas relaciones sustentadas en la insidia, fingimiento y artificio por una de las partes.

Te preguntas qué ha pasado. Qué error tan grave has cometido para que alguien con quien has compartido risas, tristezas y una parte de tu historia, de tu vida, te aparte ipso facto. Pues los motivos expuestos aluden más a baladíes justificaciones que a certeros razonamientos.

Y ante semejante despropósito, entiendes la gran falacia. El cariño, respeto y admiración que un día te profesó y demostró, dieron paso a la frialdad, indiferencia y menosprecio más profundo. Tanto en lo personal como en lo profesional. Y no puedes evitar sentir dolor. Pena. Y decepción.

Confiaste. Abriste tu corazón. Y te hirieron.

Podríamos aplicarlo a las relaciones sentimentales. A las relaciones de amistad con derecho. O simple y llanamente a la amistad.

Amistad, sí. Preciada joya difícil de hallar y conservar. A la que tanto valor se otorga por ser un bien escaso en un mercado sin valores. Y al alza. Amistad vilipendiada, denostada y ultrajada por quien menos te esperas. La máscara cae. Y la falsedad aparece.

Recientemente, Luis Merlo* publicó: ‘Es difícil acostumbrarse a este mundo de cosas caras, personas baratas y con los sentimientos en continua liquidación’. ‘Algunas personas “te aman” sólo hasta cuando ya no les vales. Y su lealtad termina cuando sus beneficios se acaban’.

No podría haberlo expresado mejor

Preferible es, continuar el camino con un sentimiento de inmensa felicidad. Felicidad albergada en la fortaleza espiritual. Que no permite que nada ni nadie puedan despojar de integridad y positivismo las emociones y vivencias compartidas a este lado del camino. Independientemente de lo que los demás puedan pensar, decir o hacer, ser uno mismo no tiene precio. Y si la palabra dada y la amistad mostrada son incuestionables, lo serán sólo bajo el paraguas de la honestidad y la sinceridad. Sin eso, el castillo de naipes caerá por su  propia fragilidad. 

El Desprecio | LA OPINIóN |NDISCRETA
 ‘Es difícil acostumbrarse a este mundo de cosas caras, personas baratas y con los sentimientos en continua liquidación’. ‘Algunas personas “te aman” sólo hasta cuando ya no les vales. Y su lealtad termina cuando sus beneficios se acaban’.
‘Gracias, Luis Merlo. Por permitir hacer mías tus palabras’. 
Mel
Bienvenido sea, quien te quiera en su vida. Y te quiera bien. Y a quien no te quiera, no dudes en abrirle las puertas de par en par. Pues ancha es Castilla y larga es América. Si habiendo hecho uso y disfrute del exterior, no supo ver la riqueza que guarece tu interior, no merece la pena dedicar ni un minuto, ni un aliento, ni un pensamiento a tan noble decepción.
Menester es continuar sin olvidar que estamos de paso. Que vivimos ‘de prestado’. Dos días. Y escasos.
Que nada ni nadie es lo que parece. Que las energías fluyen. Y que desde un enfoque holístico, la supremacía del ser no se mide por la cuantificación del éxito obtenido. La magnificencia del ser radica en su grandeza intrínseca. Poco cultivada, por cierto, en este paupérrimo mundo que nos rodea.
Y si hoy el viento sopla a su favor, ¡cuidado!. Mañana, por la ira del dios Eolo, podría ser arrasado por un devastador tornado. Ley del Talión.

Ergo no malgastes tu tiempo. Ni tu energía. Y mucho menos las bondades que puedas ofrecer con quien no las ha de merecer.

Deja que la vida obre. Deja que la vida cobre a través de su espada de Damocles con el mismo grado de consideración, cariño y generosidad que emplearon contigo.

Que el amargor de hoy sea la exaltación del mañana. Que la penumbra del ayer, sea el fulgor venidero. Porque nada es eterno. Salvo la energía. El alma. Y el Kharma.

A pesar de todo, el optimismo, me invita a seguir creyendo en la amistad verdadera.  ‘Amistad, divino tesoro‘.

El ególatra

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte
No hay peor zafio que aquel que va despreciando desde sus altares. Altares de humo. Donde el abismo le espera hastael olvido. No hay peor abyecto que aquel que va aleccionando. Adoctrinando. Ilustrando. Y con enjundia. Y con astucia. Mientras, esbirros y secuaces beben del fatuo soma de su paladín. Codiciando el cáliz de la aquiescencia de su salvador. Salvador de egos infravalorados, mediocres, anómalos. Menester sin ne qua non del maestro de la deyección más absoluta. Autocracia encubierta sobre desnutridas mentes. Tiranía del magnánimo pernicioso. No hay peor designio que el del cicerone de masas pusilámines, medrosas, achantadas. Pues el día que brote su bizarro émulo, sus albas de gloria periclitarán. Y su ocaso, llegará. Sin mesura. Sin prudencia. Y con licencia. 

BARCELONA | 🖤 Amor y Apoyo

LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte

La meva sang és àrab, escocesa, francesa i espanyola. El meu cor és ciutadà del país, del món, de l’univers. Barcelona. Família. Amics meus. Vos estim.


BARCELONA | 🖤 AMOR y APOYO
 
Es repulsivo aprovechar el desgarro del dolor de una tragedia para polemizar. Remarcar diferencias ideológicas, personales y laborales, no procede. Enzarzarse en absurdas, vergonzosas y nauseabundas guerras dialécticas, no procede. Tratar de brillar y destacar en momentos como estos, no procede. Señores,  un mínimo de decoro. Señores, un mínimo de vergüenza. Si la tienen. Hoy es el día de las víctimas. Y de sus familias. No de vanagloriar sus inmensos, desproporcionados e insaciables Egos. Prediquen con el ejemplo. Y no con palabras. Amor. Humanidad. Respeto. Y dignidad.
|Melanie Belmonte

 

T´estimo,
com estima la idea al pensament
que van junts o moren en l´intent.
Com el botxí el traïdor i el pinzell al pintor.
Com l´accent a la lletra i la paraula al poeta.
Com la veritat a la mentida i l´engany a l´error.
Com la llum a la vela i el caçador a la presa.
Com el suïcida a la vida i el malalt a la mort.
Com el vers el poeta i la terra al sol.
Com la idea al pensament i el profeta la creença.
Com l´arbre a la terra i el foc la fulla seca.
D´aquesta manera t´estimo,
amb aquest infinit amor.
| Edithsme.

POEMA |Gracias, vida.

Tengo un gran defecto -del que quizá otros estén libres de pecado- y es soy humana.
Gracias vida, 
por enseñarme tanto. 
 
De las alegrías y las penas. 
De la felicidad y el sufrimiento. 
De los errores y los aciertos. 
De los placeres y los tormentos. 
 
Y como decía (y dice) 
mi pilar, mi vida, mi mundo 
desde la cercanía de su alma mediante el refranero castellano: 
 
“Obras son amores y no buenas razones” 
(Lope de Vega Carpio).
Gracias, por estar siempre a mi lado. 
Gracias, por tu prudencia y sabiduría. 
 
Te quiero abuela. 

|Melanie Belmonte