MARÍA JOSÉ (Poemario ‘CuarenTenaz)

Sandro Hernández | Secc. “Jirón Soledad”

Vivo entre lo que tengo que decirte 

y lo que tuve que dejarte dicho antes de que te fueras.

Si cierro los ojos, veo tu luz

inundando un mar de calma y paciencia. 

Si te ofrezco mi abrazo, tu calidez me mata la angustia 

con un disparo firme y certero. 

¿Espejismos, tal vez?

Trazos lejanos de una vida ajena a nosotros

que solo regresa a mofarse de aquellas caricias que nunca nos brindamos.

De aquellas frases que nunca repetimos al azar. 

Un océano de buenas intenciones que ya no son suficientes,

esperando el día en el que las aves dejen de volar

para prometerte que nunca volveré a darte un beso que no sienta. 

¿Recuerdas quienes fuimos antes de que la vida nos dictase quienes teníamos que ser?

‘Claro de luna’ de M. Belmonte finalista en Certamen Internacional de Poesía.

El poema ‘Claro de luna’ de Melanie Belmonte ha quedado finalista en el VI Certamen Internacional Literario Luz de luna. La obra será publicada en la VI Antología Internacional de Poemas con Mención Honorífica.

Fuente: Editorial D. Literaria.

SILENCIOS

Alfonso Vinuesa Canseco | Escritor

Hay silencios que me abrasan

que me rompen el alma

hay silencios infinitos,

silencios breves, silencios eternos.

Silencios que son vida,

Silencios que abrazan,

silencios divertidos,

que atrapan sin remedio,

que pasan el tiempo sonriendo.

Hay silencios que vuelan

que van de cabeza en cabeza

y las cabezas callan

porque no saben bien qué decir.

Hay silencios que hielan,

que cumplen su misión;

son los silencios del que no habla

porque no quiere,

porque busca y no encuentra.

Silencios premeditados que hieren en lo más profundo.

Hay silencios estúpidos,

porque no entienden,

porque son cárceles autoimpuestas

y cuando uno se queda solo,

la puerta se cierra

y el resto del mundo calla, guarda silencio.

Hay silencios que agonizan

esperando la última palabra;

un ruido,

un suspiro,

el último aliento del que va morir.

Hay silencios que no son silencios

porque son palabras vacías,

que no dicen nada

cajas huecas en cuerpos inertes,

desiertos superficiales en mentes inocuas.

La vida es silencio,

interrumpido por palabras

y a veces el silencio se enfada,

porque la palabra es gris oscuro

y lleva disonancias a oídos sordos.

Hay silencios que son de ti para mí

y de mi para nadie.

Son silencios que se clavan

cuando yo no y tú sí,

cuando nosotros no es más que una ilusión,

cuando el amor no fluye

y las palabras son un vago sueño,

el recuerdo de nuestra última noche.

Hay silencios que son declaraciones,

el preámbulo de la guerra que está por venir,

silencios que preceden gritos,

guerras cotidianas procedentes de silencios rotos;

como la rama que se desprende,

como tú, como yo.

Hay silencios que son el Eros y el Thanatos,

la cara A y la cara B del Jazz;

amor en estado puro,

silencios que dejan sin palabras

porque es mejor no hablar

cuando callan las miradas.

A veces luz,

a veces noche

otras veces eclipse perturbadora, hipnótica, trascendente.

Almas que callan por no dañar,

silencios que abren consciencias,

el silencio de mi boca al verte.

Mi cuerpo

Alfonso Vinuesa Canseco | Escritor

Mi cuerpo es ruido.

Mi alma son besos soñados por la noche, la espuma de las olas

cuando, 

en la orilla, 

dejan tras de sí pedazos insignificantes del mar. 


Para que tú lo tengas, 

para ser parte de tí.


Mi cuerpo es mi vida, 

porque en él escribo cada una de mis palabras 

y recojo la siembra de mi cosecha. 


A veces luz. 

A veces corazón roto. 


Otras veces, el dulce paladar de tu sabor a fruta.

Y siento cómo tu esencia entra por mi cuerpo;

entonces, tú eres yo

y yo somos nosotros. 


Mi cuerpo es mi verdad, 

mi cosmos, 

mis legañas por la mañana, 

mi curva de la felicidad. 

Sobre él dibujo lo que es 

y lo que debe ser. 

La cornisa de la ventana 

donde se apoya el pájaro, cansado, 

en su camino hacia todas partes. 


Dime tú, que tanto me quieres, 

dímelo hoy, aquí sentados. 

Si amas la libertad, 

¿acaso no lo ves? 

Mi cuerpo, mi decisión.

Infiel

'Infiel' de Melanie Belmonte
‘Infiel’. Autora: Melanie Belmonte

Mis sueños son aviso

del tormento de tu ser.

De ese amor oculto

obsesivo en tu desdén.

Ése que se encuentra

bajo el manto de tu piel.

Ése que tortura

Ése. Engaño cruel.

Cuídate, amigo mío.

Cuídate, amigo infiel.

Libra a tu destino

de esa maraña, de esa hiel.

De esa pasión oscura,

de esa locura, de esa doblez.

De ese candor perverso

de esa manceba; de luzbel.


Melanie Belmonte

Copyright 2019 © Todos los Derechos Reservados.

Falocracia

Occisos oprobios tiñen de sangre montañas y valles.

Entre dorsales de océanos y mares

baldones morcares domeñan letales esencias beldades.

¡Ay, hombredades! Raciocinios inmorales.

Bajo desafueros y desmanes

en conquista de igualdades, políticas y normas legales,

subyugáis plétoras féminas libertades.

Falocráticas sociedades.


Melanie Belmonte

Copyright 2019 © Todos los Derechos Reservados.

Viuda Negra

'Viuda Negra' Autora: Melanie Belmonte
‘Viuda Negra’ Autora: Melanie Belmonte

Amante de alma negra y garras de seda;

de largas patas e imponente presencia.

Engatusa y envuelve sin escrúpulos

al objeto de su deseo con armas de hiedra.

Melosa por naturaleza, bajo el reloj de arena

mantiene belleza con harta fiereza y velada maleza.

Esa es su arma.

Esa es su magia.

Y su estrategia.

Con ella seduce.

Manipula.

Y copula devorando a su presa;

títere infeliz no acostumbrado a esa estirpe de hembra.

Su embrujo le hará cautivo de adulterado amor

bajo la inconsciencia de un escandaloso error.

Error de alto precio y harto dolor

en el ocaso de su corazón.


Melanie Belmonte

Copyright 2019 © Todos los Derechos Reservados.

Inauguración

Alfonso Vinuesa ••• | Escritor. Concejal Adj. Cultura Ayto. Móstoles (Madrid)

Colaborador Belmonte Arte Secc. Poemas con calzador


Quedan inaugurados los abrazos, 
tocar timbres para llamar al deseo.
Quedan inaugurados los sueños, los viajes infinitos, exposiciones del alma;
Viveros de los recuerdos, loca arqueología del ser,
sin llegar a ser mañana.
Quedan inaugurados los equívocos, 
correr como niños por la arena quemada;
descargar el programa, 
no leer el prospecto, 
decir adiós, ojalá te vuelva a ver esta semana.
Inauguramos hoy la ansiedad,
mon petite trauma,
fotografía infeliz de la nada.
Cabaret de los sentimientos 
y, de maestro de ceremonias, enfermiza sana.
Queda inaugurada la vida,
el arte, Cádiz cuando se levanta,
las tortas de chocolate
y mil arbustos, con un letrero que diga:
Me encanta